Insuficiencia placentaria

Insuficiencia placentaria

Por: Lilián Sotelo Romero

Durante el embarzo la sana formación de la placenta es un proceso básico, pues es el órgano que se encarga del intercambio metabólico y respiratorio que ocurre entre la madre y el bebé; es decir, gracias a ella el bebé intercambia nutrientes y a su vez elimina todos los productos tóxicos o que no le sirven para su desarrollo, por lo que podríamos considerarla como el laboratorio del embarazo.
Sin embargo, la placenta puede enfermar y padecer insuficiencia placentaria —complicación que no sólo pone en riesgo la vida de la madre, sino también la del bebé—. Para ampliar el tema platicamos con el doctor Karim Silhy, ginecólogo y obstetra del Hospital Ángeles del Pedregal.

¿Qué es la insuficiencia placentaria?
 
Es un término utilizado para describir cuando la placenta es insuficiente para lograr el intercambio metabólico y respiratorio. Si durante este intercambio ocurriera un bloqueo que impidiera el paso de los nutrientes adecuados, o desechar lo que ya no le sirve al bebé, éste está en riesgo, pues tiene restricción en su crecimiento y puede incluso morir in utero, si no se detecta a tiempo.
 
¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia placentaria?
 
Lo más importante no son los síntomas, porque la mamá pudiera no darse cuenta. Un síntoma es lo que una paciente refiere al médico, lo importante es la detección oportuna que debe hacer el ginecólogo. Para ello es importante que se piense en este padecimiento como algo que puede suceder, de ahí la finalidad de la consulta prenatal.
 
En la primera consulta el ginecólogo puede detectar qué paciente puede tener este padecimiento, para eso es necesario tener en cuenta cuatro puntos muy importantes:
1) En la primera consulta de la paciente embarazada es necesario hacer una historia clínica completa, donde el médico recoge los antecedentes de la madre, los cuales son muy importantes, por ejemplo: una paciente con diabetes mellitus, tiene un alto riesgo de padecer insuficiencia placentaria.
Hay muchos factores de riesgo que el médico puede detectar a través de una historia clínica.
2) La exploración física que realiza el médico en ese momento, así como la edad de la paciente son factores a considerar. El mayor riesgo está en pacientes de 16 años para abajo o mayores de 35.
3) Es importante saber si la paciente tiene adicciones como: al alcohol, drogas, antidepresivos, etcétera.
4) Tener conocimiento si fue un embarazo deseado o no deseado, si se tomó medicamentos para interrumpir el embarazo, etcétera.
 
El diagnóstico de la insuficiencia placentaria el médico lo puede inferir desde el principio del embarazo, lo cual es importante ya que permite prevenir o evitar dicha enfermedad.
 
¿Qué tratamientos existen para combatirla?
 
Hay recomendaciones específicas y el tratamiento dependerá de la causa. Por ejemplo, en caso de diabetes lo ideal es que la mujer no se embarace si tiene el azúcar alta, por lo que la cita preconcepcional es muy importante, ya que se puede controlar. Si la mujer ya está embarazada y tiene el azúcar alta se le debe manejar con insulina, controlar el peso, los nutrientes y vigilar al bebé.
 
¿Qué pasos se deben seguir para controlarla?
 
Los pasos o medidas generales son:
1) Tener un buen seguimiento quincenal o mensual de las pacientes de alto riesgo.
2) Controlar la enfermedad.
3) Tener una buena nutrición.
4) Buen aporte de oxígeno, reposo y nutrientes como vitaminas, minerales, proteínas.
5) Checar el crecimiento del bebé en base a estudios de laboratorio y gabinete; como ultrasonidos seriados, biometría hemática completa, química sanguínea, entre otros.
 
¿Algo más que quiera agregar acerca del tema?
 
Afortunadamente con las técnicas de laboratorio actuales la insuficiencia placentaria puede detectarse desde muy temprano. Sin embargo, en este caso, la identificación de los factores de riesgo así como el seguimiento que se le dé a la paciente, es lo más importante.
 
Ahora bien, si la mamá tiene el cuadro de insuficiencia placentaria, es importante decidir en qué momento se tiene que interrumpir el embarazo. Lo recomendable es cuando haya madurez en el pulmón y, principalmente, que no esté en peligro la vida del bebé. Si es el caso, existe una premisa que dice: “es mejor que esté afuera que adentro para que se logre un mejor desarrollo”.

Written by

Donec lobortis neque vel nibh aliquam ut auctor tellus condimentum. Cras lectus magna, aliquet vitae tempor in, lobortis vel mi. Aenean interdum eleifend mauris, nec fermentum lacus semper et. Quisque ante lacus, accumsan eu pretium non, aliquam facilisis erat. Cras ac porta nisl. Pellentesque pharetra tempus viverra. Nulla facilisi. Pellentesque ullamcorper erat quis nulla eleifend.

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario

Mensaje